Más de 700,000 personas alrededor del mundo exigen al Congreso de Honduras rechazar una ley que podría criminalizar el uso de anticoncepción de emergencia