La propuesta del partido conservador de modificar la Constitución colombiana no protege la vida, no evita abortos ni defiende la familia