Policía salvadoreña reprime violentamente una manifestación pacífica por la despenalización del aborto terapéutico en El Salvador y Nicaragua