Causas Pendientes: Expediente de A.N.

A.N., una joven costarricense que a los 26 años quedó embarazada de un feto al que se le diagnosticó una malformación severa incompatible con la vida extrauterina que le representaba una amenaza a su vida y a su salud, le fue negado el aborto legal que solicitó ante las autoridades competentes. En consecuencia, A.N fue obligada a llevar a término el embarazo y a dar a luz un feto muerto, con todos los padecimientos físicos y sicológicos que esto implica.

El caso fue presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y pretende hacer visible una problemática generalizada en Costa Rica y la región sobre la falta de acceso a servicios de aborto legal, incluso en los casos en que la salud o vida de la mujer se encuentra en riesgo como consecuencia del embarazo. Además, se busca evidenciar la inseguridad jurídica que ha sido generada por la inexistencia de un mecanismo administrativo que le permita a las mujeres solicitar la interrupción voluntaria de su embarazo en los casos en que es legal en Costa Rica, lo cual dificulta aún más el acceso y resulta violatorio de los derechos humanos de las mujeres.