Un millón de voces para las mujeres hondureñas

Un millón de voces para las mujeres hondureñas

¿Te imaginas vivir en un país donde se mete a las mujeres en la cárcel por usar anticoncepción de emergencia—incluso si fueron violadas?

Este infortunado proyecto de ley quedó pediente ante el Congreso hondureño con una votación que puede tener lugar en cualquier momento.

Sin embargo, tenemos el poder para detener este proyecto de ley.

Juan Orlando Hernández, el presidente del Congreso hondureño yun candidato presidencial que se preocupa profundamente por su reputación alrededor del mundo, tiene el poder para detener esta votación. Si lo presionemos ahora, podemos acabar con este proyecto de ley.

Tenemos el poder para detener este proyecto de ley: Ayúdenos a alcanzar un millón de firmas para la medianoche del 15 de mayo. >

Ayúdenos a alcanzar un millón de firmas para la medianoche del 15 de mayo. Nosotros entregaremos las firmas directamente al presidente del Congreso el 16 de mayo y nos aseguraremos de que el mundo esté observando.

Trabajando junto con Avaaz, el Centro de Derechos de Mujeres de Honduras, y otras organizaciones alrededor del mundo, ya hemos recogido más de 676.000 firmas. No es extraño que este proyecto de ley haya provocado una indignación mundial. Al prohibir y penalizar la anticoncepción de emergencia, Honduras le dice al mundo que prefiere encarcelar a las mujeres de su país antes que proveerles con anticoncepción segura y eficaz.

El Centro ha estado luchando contra este proyecto de ley desde que se introdujera por primera vez en 2009, y ha trabajado diligentemente para asegurar que los ataques contra las mujeres en Honduras sean conocidos y atendidos en la escena internacional.

No es posible exagerar la devastación que este proyecto de ley causaría. Si fuera aprobado, Honduras sería el único Estado del mundo que castiga el uso o la venta de anticoncepción de emergencia con una pena de cárcel. Cualquier persona—adolescentes, víctimas de violación, médicos—condenada por vender o usar la píldora de emergencia podría encontrarse tras las rejas, en plena violación de las directrices de la Organización Mundial de la Salud y los principales organismos internacionales de derechos humanos. 

El tiempo es corto, pero podemos detener este proyecto de ley ahora. Actúe—dígale al presidente del Congreso que no haga que Honduras sea el país más represivo contra las mujeres en la región.

La anticoncepción de emergencia es esencial para las mujeres en todas partes, en particular donde la violencia sexual contra las mujeres es rampante, las tasas de embarazos no planeados son altas, y el acceso a los anticonceptivos regulares es limitado.  Vamos a solidarizarnos con las mujeres hondureñas y ayudarles a detener este proyecto de ley.