La Corte Suprema de Brasil Permite el Aborto en Casos de Una Condición Grave del Feto

La corte más alta del país decide despenalizar el aborto para mujeres embarazadas con fetos con anencefalia

(COMUNICADO DE PRENSA) A las mujeres brasileñas finalmente se les ha reconocido el derecho a acceder a un aborto si llevan embarazos que sufren de anencefalia—una anomalía fetal grave que causa que el feto no tenga partes del cerebro y por lo tanto no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir después del nacimiento—y el Estado está obligado a proveerles el cuidado médico, según una sentencia dictada por la Corte Suprema brasileña en el 13 de abril.

El fallo de la Corte modifica la ley vigente en Brasil—que penaliza completamente el aborto, con sólo escasas excepciones en casos de violación o para salvar la vida de una mujer—para permitir el aborto en los casos en que hay un feto con diagnóstico de anencefalia.

“Si bien las leyes restrictivas  del aborto en Brasil todavía son extremamente peligrosas para las mujeres, el fallo de hoy que despenaliza el aborto en la circunstancia trágica de anencefalia es un paso importante hacia la dirección correcta,” afirmó Lilian Sepúlveda, directora del programa global legal en el Centro de Derechos Reproductivos. “Es un avance vital para estabelecer y proteger los derechos reproductivos de mujeres como derechos humanos fundamentales bajo la ley.”

El caso fue presentado en 2004 por la Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud y ANIS: Instituto de Bioética, Derechos Humanos y Género. Si bien una medida cautelar inicial fue otorgada por el entonces-Presidente de la Corte Suprema poco después de la presentación del caso, la orden fue revocada en octubre de 2004, obligando a las mujeres a llevar embarazos anencefálicos a término. Hoy en día la decisión tan esperada finalmente resuelve el problema de forma permanente al despenalizar el aborto en estas circunstancias.

Según la Organización Mundial de la Salud, Brasil tiene la cuarta tasa más alta de casos anencefálicos del mundo. En casos de anencefalia, si no se termina con el embarazo en el momento del diagnóstico, el feto morirá en el útero—causando a la mujer de dar luz a un feto muerto—o el feto morirá dentro de horas o días después del parto.

En el fallo histórico de este mes, el Magistrado Luiz Fux dijo: “Impedir la interrupción del embarazo bajo la amenaza penal, equivale en efecto a la tortura, prohibida por la Constitución Federal."

En el año 2002, el Centro presentó un caso contra Perú frente el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en nombre de K.L., una joven que fue obligada a llevar a un feto anencefálico a término e incluso fue obligada a amamantarlo durante los cuatro días que su bebé sobrevivió. El caso de K.L., que fue llevado en colaboración con el Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM) y el Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer (DEMUS), resultó en una victoria en 2005 para las mujeres en el Perú—y fue la primera vez que un organismo internacional de derechos humanos ha responsabilizado a un Estado por no garantizar el acceso a servicios de aborto legal.

“Cada vez más, las cortes latinoamericanas están reconociendo que las instituciones del cuidado de salud tienen una responsabilidad para ser lugares donde los derechos de las mujeres son protegidos y promovidos, y no lugares donde ellas son maltratadas,” dijo Luisa Cabal, vice-presidenta de programas en el Centro de Derechos Reproductivos.