La última revisión de Ecuador ante Naciones Unidas reveló preocupaciones sobre la violencia sexual en las instituciones educativas

A finales de noviembre de 2012, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CDESC) expresó su preocupación por el patrón sistemático de abuso sexual en las instituciones educativas en Ecuador, así como por los resultados tan limitados de las investigaciones judiciales que buscan identificar a los responsables e imponer sanciones. El CDESC instó al Estado a dar prioridad a la investigación de las acusaciones por abuso sexual en las escuelas, así como a implementar medidas para que al personal que haya sido sancionado por abuso sexual le sea prohibido el contacto con niños o adolescentes en el futuro.

El Centro de Derechos Reproductivos presentó una carta sombra ante el Comité en septiembre, en la que se detallan las obligaciones de Ecuador bajo el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y se resalta cómo Ecuador ha violado estas obligaciones al permitir que el abuso sexual se generalice sin consecuencias. Las consecuencias de un ambiente permisivo pueden ser devastadoras para niñas y adolescentes, como lo demuestra nuestro caso de Paola Guzmán Albarracín c. Ecuador (link está sólo en inglés) que sigue pendiente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El vicerrector de la escuela de Paola abusó sexualmente de ella durante dos años. Cuando ella descubrió que estaba embarazada se suicidó.

Con ocasión de las observaciones finales emitidas por el CDESC, hacemos nuevamente un llamado a las autoridades ecuatorianas para que se tomen en serio el problema del abuso sexual en las escuelas. Una víctima ya es demasiado, y un ambiente en el que se presentan conductas tan reprochables no puede nunca permitirse prosperar.

Lea el reporte completo del Centro al CDESC > (link está sólo en inglés)