Exigimos la protección inmediata de los defensores de derechos humanos en Colombia

Cada día, los defensores de derechos humanos recurren a las más profundas pasiones y a un gran compromiso en su lucha por defender a las personas que no tienen voz ni poder.

Demasiadas veces, la vocación requiere mucho más: un coraje inquebrantable frente una oposición dispuesta a llevar la hostilidad hasta el punto del terrorismo y la violencia.

Mónica Roa, una defensora de derechos humanos ampliamente conocida, fue objeto de disparos el pasado lunes 7 de mayo de 2012, en las oficinas de Women's Link Worldwide en Bogotá, Colombia, en donde trabaja como Directora de Programas. Roa es bien conocida por liderar un equipo que desafió la prohibición total del aborto en Colombia que tuvo como resultado una decisión judicial histórica que reconoce el derecho al aborto en ciertas circunstancias. El tiroteo es el último acto de hostilidad al que ha tenido que enfrentarse desde que asumió el caso, hace más de seis años.

A cambio de trabajar incansablemente por las mujeres y sus derechos reproductivos fundamentales, ha sido víctima de una campaña de acoso e intimidación que se encuentra en escalada. Varias amenazas a través de redes  sociales y llamadas telefónicas han sido seguidas por una serie de robos en las oficinas de Women's Link Worldwide, en los que han sido sustraídos los computadores . Más recientemente, un funcionario público de una de las instituciones de más alto rango en Colombia presentó una denuncia penal infundada contra Roa, cuyo contenido se ha mantenido fuera del alcance del escrutinio público y de ella.

El Centro, donde Roa trabajó como abogada visitante, se une con 150 individuos y organizaciones prominentes de 40 países, para condenar estos ataques en una carta dirigida al Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón. Juntos, exigimos una investigación completa del incidente del tiroteo, la publicación de todos los detalles de la denuncia penal en contra de Roa, y una serie de otras medidas para garantizar la seguridad y el respeto de Roa, sus colegas en Women's Link Worldwide y los defensores de derechos humanos en todo el mundo.

Los defensores de derechos humanos se dedican a mejorar la calidad de vida de otras personas. Nadie debería tener que sacrificar su dignidad, seguridad, ni mucho menos  su vida en esta noble profesión.

Ver la carta >