El Centro de Derechos Reproductivos elogia a la ciudad de México por la nueva ley que despenaliza el aborto en el primer trimestre de embarazo

La votación se apega a importantes decisiones que reconocen los derechos reproductivos como derechos humanos

Miércoles, 24 de abril de 2007, Nueva York, EE.UU. - El día de hoy la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México votó por la despenalización del aborto en el primer trimestre, un hito en una región donde este procedimiento está sumamente restringido. Este importante cambio disminuirá de manera significativa el número de mujeres que mueren o sufren complicaciones graves por abortos inseguros todos los años en esa ciudad. Y aunque es un parteaguas, la votación en la Ciudad de México está a tono con el reciente adelanto hacia la liberalización del aborto, tanto en la región como en todo el mundo.

"Con la aprobación de esta ley, la Asamblea ha reconocido la inaplazable necesidad de abordar el aborto como un tema de salud pública", dijo Lilian Sepúlveda, Asesora Legal para Latinoamérica y el Caribe del Centro de Derechos Reproductivos. "Esta ley faculta a la mujer para ir a su consultorio médico y obtener el tratamiento que mejor le convenga sin la interferencia de ideologías políticas o personales".

El Centro de Derechos Reproductivos (el Centro), organización no gubernamental que usa el derecho para proteger y avanzar los derechos reproductivos a nivel mundial, ha contribuido a catalizar un torrente de cambios progresistas en la región. El año pasado, el Centro y sus organizaciones asociadas (Alaíde Foppa y el Grupo de Información en Reproducción Elegida) llegaron a un acuerdo amistoso con el gobierno mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en defensa de una víctima de violación de 13 años de edad a quien se le negó un aborto legal, caso que contribuyó a hacer avanzar el debate sobre el aborto en el país. El caso Paulina Ramírez vs. México logró que por primera vez en América Latina un gobierno reconociera que el acceso al aborto legal es un derecho humano.

Unos meses antes, en el caso K.L. vs. Perú – una demanda presentada por el Centro, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (ClADEM) y el Centro de Asesoría Legal para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (DEMUS) - el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas emitió una resolución en la que declaraba responsable a Perú de no haber protegido a una joven, forzada por funcionarios estatales de salud a llevar a término un feto con malformaciones congénitas. En otra victoria legal de la región, en mayo del año pasado la Corte Constitucional de Colombia determinó que se ha de permitir el aborto cuando el embarazo amenaza la vida o la salud de la mujer, en casos de violación o incesto y cuando existan graves malformaciones fetales que hagan inviable la vida fuera del útero. Hasta entonces, Colombia había prohibido el aborto en cualquier circunstancia.
"La Ciudad de México ha dado un gran salto adelante en su región", declaró Luisa Cabal, Directora del Programa Legal Internacional del Centro. "Lo mismo que otros estados, es loable que la Asamblea Legislativa haya reconocido los derechos reproductivos de las mujeres como derechos humanos".

En la región, el aborto a petición de la mujer en el primer trimestre de embarazo es legal sólo en Cuba, Guyana y Puerto Rico. Otros tres países – Chile, El Salvador y Nicaragua - lo prohíben, sin siquiera permitir excepciones por la vida o la salud de la mujer. La nueva ley de la Ciudad de México permite el aborto a petición de la mujer durante el primer trimestre de embarazo.