El Centro de Derechos Reproductivos abre su nueva oficina regional en Colombia

Entre otros abusos, el informe del Centro de Derechos Reproductivos y de Vivo Positivo documenta la esterilización forzada, los abusos verbales y la denegación de servicios

Bogotá, Colombia - Hoy, el Centro de Derechos Reproductivos anunció la apertura de su nueva oficina regional para América Latina y el Caribe en Bogotá, Colombia. El Centro ha trabajado en la región desde hace quince años, avanzando en el acceso de las mujeres a servicios de salud reproductiva, a través del litigio en derechos humanos y de la documentación de violaciones a los derechos reproductivos.

"En la última década hemos visto avances increíbles para los derechos reproductivos de las mujeres en América Latina, incluyendo la decisión de la Corte Constitucional colombiana de 2006 de despenalizar el aborto,” dijo Nancy Northup, presidenta del Centro de Derechos Reproductivos. "Éste es el momento oportuno para fortalecer nuestra presencia en la región y para asegurarse de que esas victorias legales se traduzcan en beneficios reales para las mujeres, y que los intentos por restarles fuerza sean detenidos”.

Durante el primer año la oficina de Bogotá centrará su labor en algunos de los problemas de salud reproductiva más apremiantes en la región, incluyendo la violencia institucional contra la mujer en instalaciones educativas y de salud, como violencia sexual y esterilizaciones forzadas a mujeres viviendo con VIH; el acceso a la anticoncepción de emergencia, el acceso a la atención obstétrica y la salud materna de calidad, y los obstáculos al acceso a servicios de aborto legal. Nuestros países de enfoque prioritario son: Brasil, Chile, Costa Rica, Ecuador, Honduras, Nicaragua y Perú. 

“A través de la oficina regional buscamos participar con mayor fuerza con los defensores locales y los responsables de definir las políticas, compartiendo nuestra experiencia en estrategias legales internacionales y nuestra labor de incidencia global, con el objetivo de construir un movimiento transnacional más fuerte de derechos reproductivos”, afirma Mónica Arango Olaya, directora regional para América Latina y el Caribe, y la directora de la oficina en Bogotá.

Como organización global, el Centro trae su experiencia única en el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho comparado y conocimiento sobre estrategias legales para defender y promover los derechos reproductivos de las mujeres. El trabajo del Centro en América Latina incluye el caso de Paulina Ramírez v. México ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que es un caso ampliamente reconocido como una fuerza impulsora detrás de un renovado debate sobre el aborto que culminó con la despenalización de las leyes sobre el aborto de Ciudad de México. En 2005, el Centro obtuvo una decisión histórica en el caso K.L. v. Perú ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en donde se establece que el acceso al aborto cuando es legal es un derecho humano. Además, presentamos un ámicus o intervención de terceros sobre estándares internacionales y de derecho comparado, en el proceso que llevó a la Corte Constitucional colombiana en el 2006 a despenalizar el aborto en los casos en que es necesario para preservar la vida de una mujer o su salud física o mental, en caso de violación o incesto, o de malformaciones del feto incompatibles con la vida extrauterina.

Arango es colombiana y se encuentra vinculada al Centro desde 2008. Antes de incorporarse al Centro, fue asesora judicial para un Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia, trabajó con Women's Link Worldwide, y el CIJUS de la Universidad de Los Andes.