Caso del Centro de Derechos Reproductivos recibe premio por promover la equidad de género

El caso K.L. v. Perú gana el premio Mallete de Bronce en el concurso “Género y Justicia al Descubierto"

Esta semana un jurado internacional de los Premios Género y Justicia al Descubierto 2009 otorgó a K.L. v. Perú uno de sus galardones. Este caso estableció que la denegación del acceso al aborto legal viola los derechos humanos más esenciales de la mujer.El caso fue elevado ante el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas* de manera conjunta por el Centro de Derechos Reproductivos, el Comité Latinoamericano para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM) y el Estudio para la Defensa y los Derechos de la Mujer (DEMUS).

Los premios fueron organizados por Women’s Link Worldwide, organismo internacional de derechos humanos sin ánimo de lucro que trabaja por la equidad de género. El galardón destaca las mejores y peores decisiones judiciales en materia de equidad de género dictadas en España, América Latina y el Caribe. K.L. v. Perú se hizo acreedor al premio Mallete de Bronce.

De hecho, el Centro tuvo una participación en los tres casos ganadores de un Mallete, sea llevándolos directamente o  presentando un amicus curiae e interviniendo en las audiencias orales. En el caso ganador del Mallete de Plata,  una abogada del Centro participó directamente  como auxiliar judicial de un Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia que conoció del caso.

Lea aquí el comunicado de prensa emitido por Women’s Link Worldwide al respecto.

Las 33 postulaciones recibidas en las distintas categorías fueron consideradas por un jurado internacional compuesto por Juan Méndez (Argentina), Presidente del Centro para la Justicia Transicional y ex miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Rosa Montero (España), periodista, escritora y psicóloga y Kavita N. Ramdas (India), Presidenta y Directora Ejecutiva del Fondo Global para las Mujeres.

¿En qué consistió el caso?

K.L. tenía 17 años de edad cuando los médicos le informaron que llevaba un feto anencefálico que moriría al nacer. Dado que en Perú, su país, el aborto bajo tales circunstancias está permitido, K.L. solicitó el procedimiento. Sin embargo, y a pesar del grave riesgo que un embarazo de este tipo representaba para su salud física y mental, su solicitud fue denegada, obligándosele a llevar la gestación a término e incluso a amamantar al bebé durante cuatro días hasta que murió de muerte natural. Todo este duro trance le hizo caer en una profunda depresión.

¿Qué trascendencia tuvo el caso?

En el año 2005, el Comité de Derechos Humanos de la ONU determinó  que el sufrimiento causado a K.L. había sido perfectamente previsible y constituía un trato cruel, inhumano y degradante.  Esta fue la primera vez que un organismo internacional de derechos humanos hizo responsable a un Estado por no garantizar el acceso al aborto legal, estableciéndose expresamente que se habían violado los derechos a no recibir tratos crueles, inhumanos o degradantes, a la intimidad de la persona y a la especial protección debida al menor.

*Instancia que supervisa el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por parte de cada país.