Perú Da Un Paso Crítico en la Implementación del Caso Histórico de Naciones Unidas Sobre la Denegación de Accesso al Aborto Legal

(COMUNICADO DE PRENSA) El gobierno Peruano adoptó un protocolo nacional para la prestación de servicios de abortos legal que proveerán claridad para los médicos y pacientes sobre el acceso al procedimiento en el país.

La adopción de este protocolo hace parte de las recomendaciones de un fallo histórico del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Comité CEDAW) del 2011 en el cual se determinó la violación por parte del Estado peruano de los derechos humanos de una joven, L.C. a quien le negaron servicios legales de aborto. El Comité CEDAW le recomendó a Perú que reformara su legislación para permitir el aborto en casos de violación; asegurar la disponibilidad de los servicios de aborto; y para garantizar el acceso a servicios de aborto cuando la vida o la salud de la mujer se encuentra en peligro- circunstancias en las que el aborto ya es legal en el país. Las autoridades estatales anunciaron el cambio de esta política justo antes de que Perú fuera evaluado en la 58ª sesión del Comité CEDAW en Ginebra, Suiza.

Mónica Arango, Directora Regional para América Latina y el Caribe del Centro de Derechos Reproductivos afirmó:

“El gobierno peruano finalmente ha respondido a la recomendación de las Naciones Unidas a establecer directrices claras sobre el acceso al aborto legal.

“Perú está progresando de forma gradual pero determinante para asegurar que las mujeres tengan acceso a servicios de aborto en las limitadas circunstancias en que es legal.

“Adicionalmente a la implementación del nuevo protocolo, también urgimos al Estado a que proporcione una reparación integral a L.C. y otras mujeres quienes han sufrido mucho a causa del fracaso de Perú para proveer servicios de aborto legal.”

L.C., cuyo caso fue presentado ante el Comité CEDAW por el Centro y PROMSEX en el 2009, quedó embarazada cuando tenía 13 años como producto de una de las repetidas violaciones que sufría en manos de su vecino. L.C. intentó suicidarse saltando desde el techo de la casa de un vecino y sufrió una lesión de la médula espinal la cual requería de una cirugía inmediata. Pese a que las leyes peruanas permiten el aborto cuando la salud o la vida de una mujer está en riesgo, los médicos se negaron a operar a L.C. argumentando que podría representar una amenaza a su embarazo. L.C. tuvo un aborto espontáneo pero la atención médica llegó demasiado tarde- dejándola cuadriplégica. Dos años más tarde el Comité CEDAW emitió su fallo histórico exigiendo que el Estado proteja la salud y los derechos humanos de las mujeres cambiando sus leyes de aborto y garantizando el acceso a servicios de aborto legal. 

Los organismos de derechos humanos dentro de las Naciones Unidas han planteado constantemente sus preocupaciones sobre la negación del acceso a servicios de aborto legal en Perú. En el 2005 el Comité de Derechos Humanos de la ONU se pronunció a favor de una joven de 17 años quien obligaron a llevar a término un embarazo con una malformación fetal incompatible con la vida, estableciendo que la negación del acceso al aborto legal viola los derechos humanos de las mujeres. El caso de K.L. vs. Perú fue presentado por el Centro de Derechos Reproductivos en colaboración con el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM) y el Centro de Consejería para la Defensa de los Derechos de la Mujer (DEMUS).

Poco se ha hecho respecto a la implementación de los fallos de L.C. y K.L. hasta ahora.

"Gracias a la tremenda presión por parte de los defensores de la salud de las mujeres, el gobierno peruano finalmente está abordando las deficiencias en las leyes de aborto del país que han existido durante décadas," dijo Rossina Guerrero, Directora de Incidencia Política de PROMSEX. "Ahora, la Ministra de Salud y los funcionarios de gobierno deben trabajar con diligencia para garantizar que estas pautas de salud sean implementadas."

Actualmente, el aborto en Perú es legal sólo cuando la salud o la vida de la mujer está en riesgo pero no en casos de violación. El impacto devastador de la penalización del aborto en casos de violación tiene un gran alcance en Perú, el país que tiene las tasas más altas de violaciones reportadas en Sudamérica. Niñas y adolescentes peruanas representan una proporción abrumadora (78 por ciento) de los casos de violaciones y, para colmo de males, a los servicios de salud pública se les prohibe la distribución de anticoncepción de emergencia.

Un estudio reciente de la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Guttmacher refuerza el hecho de que las leyes del aborto restrictivas no generan tasas más bajas de aborto. Según el estudio, la tasa de aborto en el 2008 en América Latina- una región donde el aborto está altamente restringido en casi todos los países-  era de 32 de cada 1,000 mujeres de edad fértil, mientras que en Europa occidental, donde el aborto es generalmente permitido por razones generales, la tasa es de sólo 12 por 1,000 mujeres.